La actual contingencia, tanto nacional como mundial, ha expuesto variadas situaciones de brechas de género, es decir, las inequidades que pueden sufrir las mujeres como, por ejemplo, diferencias de un 31,6% en remuneraciones (INE, 2016). Así como también, la dificultad de conciliar la vida laboral, familiar y personal.

Es por esto, que desde el año 2012 que Chile cuenta con la NCh 3262:2012 norma de cumplimiento voluntario que puede ser implementada en una organización con el fin de incorporar desde acciones positivas concretas e inmediatas que restablezcan la igualdad de género y la conciliación de vida laboral, familiar y personal hasta planes de acción consistentes con una estrategia corporativa y, en definitiva, con una cultura orientada a la igualdad.

FulcroABC, empresa dedicada a la Evaluación y Certificación de Competencias Laborales de acuerdo a la Ley 20.267, consciente de estas desigualdades y con el objetivo de construir una visión de sociedad más justa, desde el año 2017 que está trabajando en adaptarse y, finalmente, certificarse en la NCh 3262:2012 “Igualdad de género y conciliación de la vida laboral, familiar y personal”. Boris Aguilera, Gerente General de Fulcro ABC, expresa. “El trabajado ha sido arduo y una de las principales barreras ha sido el cambio cultural, pero luego de un año de constantes actividades, charlas y capacitaciones, el equipo Fulcro ABC se encuentra listo para enfrentar la auditoría en pocas semanas más”.

El primer paso fue en el año 2017 donde se identificó la necesidad de certificar esta norma, así como también los principios de la misma. Posteriormente, se comenzó con el proceso de adaptación a la norma, la ley y el reglamento, acorde a la realidad de la empresa, reestructurando así el sistema de gestión de acuerdo a las actividades de Fulcro ABC. Más tarde, durante el 2018, se confeccionaron los procedimientos y manuales de dicho sistema de gestión que busca en primer lugar, disminuir las brechas de género que puedan presentarse al interior de la organización, las cuales usualmente son invisibles o subvaloradas. Y en segundo lugar, posibilitar la aplicación de medidas de equidad, articuladas estratégicamente con acciones que corrijan las desigualdades y promuevan un ambiente de trabajo satisfactorio y de motivación entre el personal.

Es por esto que esta PYME de la Región de Antofagasta busca lograr la equidad de género, aprovechando al máximo las capacidades y el potencial del equipo de trabajo, para erradicar las desigualdades de género que hacen perder el talento humano, generan mayor rotación del personal e impactan negativamente en la productividad del centro.